Los padres cuentan los días para volver a la rutina, que los niños entren al colegio y todo vuelva a la normalidad. El verano es para muchos padres un momento de estrés ya que tienen que ir a trabajar y al mismo tiempo ver con quien dejan a los niños que ya están de vacaciones. Los campamentos siempre son buena opción para que los niños se diviertan y los padres estén tranquilos.

El estrés se reduce cuando pueden como familia estar juntos y salir de paseo. Ya todos están de vacaciones.

Los niños son felices estando de vacaciones, van a la piscina, pueden jugar, no tienen deberes, se acuestan más tarde, están más relajados, tienen ilusión por hacer planes que no pueden hacer estando en el cole y disfrutan su infancia. El problema aparece cuando tienen que volver a la rutina.

Las libertades que tenían se terminan y cuesta mucho dejarlas ir. Se ponen más reacios. No quieren modificar su rutina y en algunos casos aumenta la ansiedad a la vuelta del colegio. Pueden sentir apatía, falta de concentración y somnolencia. Otros van con alegría al colegio, con ganas de ver a sus amigos y emocionados por comprar los materiales escolares. Eso no significa que no sea duro volver a la rutina. Acostar a los niños, poner horarios para ver la televisión, para ducharse, para ir organizándose de nuevo. La adaptación costará más trabajo si durante este periodo la rutina se ha roto por completo o solo un poco. Eso depende de cada familia.

¿Cómo podemos hacer la vuelta menos estresante?

  • Vuelve un par de días antes a casa.
    Esto ayudará a que sea menos difícil la adaptación y la organización.
  • Habla con tus hijos acerca de lo que pasará en los próximos días.
    Prepáralos, anticipa sorpresas inesperadas.
  • Apóyalos para que expresen lo que sienten, sobre todo si es ansiedad o miedo de volver al colegio.
    Escúchalos y valida sus sentimientos
  • Hagan cosas divertidas juntos.
    El volver no tiene que ser aburrido, hagan cosas que les gusten y disfruten hacer.
  • Encuentra con tus hijos las situaciones, momentos, cosas, que les gustan del colegio y de tu trabajo.
  • Evita discusiones, comunícate con ellos. Explica las razones que tienes para hacer las cosas, por ejemplo: “ ¿por qué me tengo que acostar pronto si mañana no tengo clases?”, explícale el porque, “ para que te vayas adaptando y te sea más fácil despertar. Cuesta retomar el horario de vuelta.”
  • Comparte los sentimientos de orgullo y felicidad que tienes hacia ellos. “Estoy muy orgullosa de que ya entres a primaria, ya eres mayor”.
  • Con tu pareja o familiares expresa tu apatía, cansancio, molestias sobre el trabajo.
    Intenta con ellos encontrar las cosas positivas sobre este. Lo que te gusta y disfrutas hacer.
  • Date un “me time”.
    Tener tiempo para consentirse a uno mismo es bueno, aunque sea una hora.

Y acuérdate siempre que PUEDES hacerlo aunque cueste trabajo lograrlo.

 

 

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Teléfono 917 375 308
Calle Velázquez 15, 1º derecha. 28001.
Madrid, España