12096134_975561542501059_8254506300685016672_n

¿Alguna vez te has sentido triste y perezoso en un día frío y nublado?
¿El clima afecta como te sientes cada día?

Cuando las estaciones cambian el clima varía significativamente. Pasamos del verano, al otoño pasando por el invierno. De días calurosos vamos hacia días lluviosos y fríos. El medio ambiente esta en constante transición, flores, animales y personas están tratando de adaptarse a esta variación constante. El proceso de adaptación es, a veces, más complicado para algunas personas que para otras. Baja energía, dificultad para despertar en las mañanas, tendencia a quedarse dormido, sentimientos pesimistas y desesperanza son algunos síntomas que se pueden generar en esta estación del año.

Algunos psiquiatras te dirán que puedes tener el Desorden Afectivo Estacional. Pero, ¿realmente ayuda categorizar estos síntomas? ¿ Necesitamos ayuda médica para lidiar con esto?
Aceptándolo y sabiendo ciertas técnicas puede ayudarte a afrontarlo.

Aquí tienes 7 técnicas para manejar las alteraciones en el estado de ánimo causadas por el clima:

1. Proponte notar un aspecto relevante del cambio estacional a tu alrededor todos los días. Mira si las casas ya tiene decoraciones para Halloween, si el aire esta frío, cómo actúa la gente. ¿Qué cambios percibes?
2. Tómate un momento para sentir el clima y como este tiene contacto con tu piel. Puedes centrarte en la sensación de las gotas sobre tu mano o el aire en tu cara. Nota que emerge de tu mente y de tu cuerpo mientras que te permites sentir el clima de esta manera.
3. Practica gratitud por la manera que el clima esta en este momento en particular. ¿Qué puedes apreciar o dar gracias de lo que esta pasando en este momento? Mientras que este ejercicio de motiva a pensar un poco (vs. no ser prejuicioso), puede contrarrestar nuestras reacciones negativas inmediatas. Centramos nuestra atención en lo opuesto de lo que estamos acostumbrados.
4. Se consciente del clima y de lo que te gusta/no te gusta, pregúntate, “¿Qué acción constructiva puedo realizar en este momento?” Ir a buscar ropa gruesa en el armario. Comprar un bonito paraguas. Quedarme en casa y disfrutar de una película.
5. Revisar como esta tu cuerpo y relájate. Cuando estamos atorados en un clima malo, solemos ponernos tensos. Tómate un momento para notar que esta sucediendo en tu cuerpo e intenta relajarte. ¿El acto de relajarte causa que vivas el clima de manera distinta? Compromete tus sentidos de la vista, sonido, tacto, olfato y del gusto. Estas son estructuras que te ayudaran a sentirte conectado con tu ambiente, permanecer presente y sentirte mental y espiritualmente estimulado cunado las cosas se sienten “blah”.
6. Pon atención a tus juicios y reacciones al clima, Toma nota de tu tendencia a rechazar o aferrarte a lo que esta a tu alrededor. Esto te ayudará a darte cuenta de lo que no te gusta para poder empezar a cambiarlo.
7. Conéctate con el mundo a tu alrededor. Debemos de tomar responsabilidad para comprometernos con nuestro mundo. Esto es importante especialmente en invierno cuando mucha gente suele aislarse. Busca maneras de reírte y de recibir afecto físico. Por ejemplo, se más abierto a actividades al aire libre en invierno.

Se consciente de las situaciones, estímulos, momentos y climas que te afecta. Y recuerda que tu tienes el poder para cambiarlo y para disfrutarlo.

Colaboración para Health is The New Black

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Teléfono 917 375 308
Calle Velázquez 15, 1º derecha. 28001.
Madrid, España